El kanji Reiki

blog

El kanji Reiki

Hace años, en mi primer nivel de reiki, mi maestro tradujo este kanji con una simple frase: energía universal. Tenía cierta lógica ya que tal y como se escribe en japonés y dada mi ignorancia en el tema entonces, se asemejaba más a un dibujo que a un texto occidental coherente.La palabra Reiki es un kanji formado por dos partes, se me dijo, la primera quiere decir energía y la segunda universal. Y ahí quedó la explicación aunque no mi curiosidad, que años más tarde buscó una explicación más profunda y racional a la palabra en cuestión. Y fue entonces cuando comenzó mi interés por la cultura japonesa y su idioma.

Descubrí que lo que a simple vista me pareció un dibujo bonito, en realidad se trataba de un ideograma: símbolos que representan un concepto y no letras tal y como está habituada nuestra mentalidad occidental. Y también descubrí que aunque el sonido de las vocales es similar al castellano, la pronunciación de sus consonantes varía, como en el caso de “r” .

Esta fue mi primera lección, la mala pronunciación que hacemos los occidentales, al menos españoles, de la palabra “Reiki”. En castellano la “r” a comienzo de palabra se pronuncia doble, pero este sonido no existe en la lengua japonesa, donde es suave. Incluso en ocasiones se sustituye por el sonido de una ”l”, curioso ya que la letra “ele” en sí no existe en el idioma japonés. Por lo tanto, cuando digamos reiki, la forma de pronunciar la primera sílaba debe ser con una “r” sencilla, casi aspirada (como al pronunciar la palabra “cara”).

Y…¿Qué es un ideograma?

Un ideograma, tal y como ya se ha explicado, es un carácter escrito que representa por sí solo un objeto, una idea o un concepto.

Pongamos un ejemplo: el kanji árbol 木 está representado por un solo símbolo, pero si lo que deseamos decir es un bosque pequeño se representará de la siguiente forma: 林, dos árboles juntos. Si lo que se quiere decir es “bosque” se representará de la siguiente manera: 森. A medida que el significado del concepto que se quiere representar es mayor, también lo es su forma; desde la raíz de la palabra se van añadiendo distintos conceptos al kanji, hasta obtener un significado completo de lo que se desea expresar en un solo ideograma.

El número de caracteres utilizados en la actualidad en Japón es tan solo una parte de los 40.000 o 50.000 existentes. Por este motivo en 1946 el Ministerio de Educación Japonés limitó el número de ellos a nivel oficial y académico en 1850 kanjis en la llamada Tôyô kanji (kanjis de uso general). Posteriormente en 1981 la lista se redujo, aunque más tarde una lista definitiva (Jôyô-kanji) fija el número en 2.229.

¿Complicado? Pues para acabar de rizar el rizo, los japoneses adoptaron directamente la escritura china, pero conservaron su pronunciación japonesa. De esta forma los kanjis, pueden pronunciarse de dos formas distintas, a la japonesa kunyomi, o de la forma china oyomi, escritos tendrán el mismo significado, pero sonarán totalmente diferente.

Después de todo lo comentado, parece bastante evidente que la sencilla explicación que me fue dada hace años no es del todo correcta, ¿no?

El origen

El origen de la lengua japonesa es un tema complejo, algunas fuentes afirman que tiene su origen en Mongolia o Turquía, otras de Corea o Manchuria e incluso se ha planteado que tenga su origen en el indonesio, malayo o tágalo.

Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que el japonés, a pesar de ser una cultura milenaria, fue una lengua oral hasta hace unos 2000 años cuando a través de la península coreana entró en contacto con el chino, cuya escritura estaba formada por los kanji.

Estos ideogramas fueron asimilados en Japón con el tiempo aunque en un principio solo para representar sonidos propiamente japoneses. Esta antigua forma de escritura japonesa es la denominada man’yoogana y su principal característica es que utiliza los kanji tan solo para representar sonidos, no significados. De aquí la explicación de porqué pueden pronunciarse los kanjis de dos formas distintas, la china o japonesa.

Aunque en Japón se adoptara la fonética china de los kanji (onyomi), a la vez conservaron su propio significado, por lo cual un mismo ideograma puede ser expresado o bien a la japonesa o bien en chino, con sonidos diametralmente opuestos aunque quiera expresar lo mismo. Esto también ocurre con la lengua china: en el norte se habla mandarín y en el sur cantonés.

Después de todo este baño de gramática, historia y curiosidades del japonés, volvamos a la pregunta del principio…

¿qué quiere decir el kanji reiki?

El significado más común y el que se encuentra en infinidad de sitios es el siguiente:

Rei: describe lo universal, el total, todos los aspectos de la energía, el todo es uno.

Ki: describe la forma individual que tiene la energía en cada ser vivo.

Con lo cual y como lógica conclusión:

REIKI: es el nombre que Mikao Usui dio a la nueva conexión consciente entre la energía de vida parcial y universal en un individuo. Reiki es también es la forma en que que actúa esta nueva conexión consciente. Rei y Ki son armonizados a través del corazón y son emanados de éste como Reiki, o la Vibración Luminosa.

Hasta aquí bien ¿no?, esta explicación nos cuadra y complace con lo que todos conocemos por Reiki. Pero veamos qué interpretación daría un nativo japonés en cada uno de los kanjis: en el primer kanji hay una mezcla de interpretaciones que significan lluvia, oración, cielo, tierra, persona. En el segundo es bastante más simple, por un lado arroz y por el otro portador del movimiento.

El significado varía ostensiblemente, ¿no es cierto?. Sí podríamos deducir que del arroz, alimento primordialmente básico durante siglos en Asia y en la actualidad, se obtiene la energía que junto al movimiento nos lleve al concepto de “energía en movimiento”, pero eso ya sería una interpretación más por mi parte.

Puede que este sea el origen real del kanji reiki, o puede que no, después de ver la cantidad de interpretaciones de unos pocos ideogramas, sea como fuere mi explicación termina aquí, la conclusión final del significado, os la dejo a vosotros.

Diana Llapart

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message *
Name*
Email *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate/Tradueix »